miércoles, 13 de abril de 2011

We used to wait, but not last night.

No llores, Gurl, sabes que siempre me tendrás ahí para secarte las lágrimas (o los moquillos) en mi hombro, para tomarte la fiebre cada dos segundos, para reírnos y disfrutar tartas robadas, para escuchar música que odio y que a tí te encanta (si se puede llamar música), para que me vayas a ver al extranjero, y para que puedas desahogarte sin miedo y no sentirte nunca, NUNCA, sola.

No pienses en el año que viene, piensa en estos meses que nos quedan, que lo otro ya se verá.

Je t'aime, ma petite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada